Crónica: Cannibal Corpse y Suicide Silence (13 de Julio – Valencia)

cannibal corpse

Como cualquier día de verano en la capital del Turia, nos encontrábamos mínimos a unos 30ºC, aún siendo ya las 20:00 de la tarde, pero sirvió para comenzar a aclimatarnos para el infierno que se desataría en la sala Rock City. Y es que era sorprendente que dos bandas del calibre de Cannibal y Suicide Silence estuvieran a punto de tocar en Valencia, gracias al esfuerzo de la promotora Frontline fue posible que esto ocurriese.

El concierto inició una hora más tarde de lo planeado pero creo que a nadie debió importarle teniendo dos terrazas donde tomarse una buena cerveza. Mucha gente en la cola, y como era de esperar, el público que iba a apoyar a los californianos, quienes tocaron los primeros, era minoritario. Un público muy variado, desde jóvenes que no pasaban la veintena hasta adultos con canas bien definidas que rondarían los 50, fue curioso que un show así pudiera juntar tal diversidad de público.

Sale Suicide Silence al escenario y comienza disparando con “Unanswered“, un público tímido, de lo cual se percato Eddie (vocalista de SS) y el cual comenzó a mover la masa al acabar la canción intentando que se acercarán al escenario. Las raíces latinas de Eddie permitieron una comunicación más fluida entre publico y la banda, pues recordemos su origen venezolano. El factor idioma ayudó muchísimo a la banda a ganarse público que no era afín a él. Sigue el recital de Suicide Silence que mezcla canciones de su nuevo trabajo con sus populares himnos.

En mitad de su show llega una de las canciones más emblemáticas de los de California, “Wake Up“, los seguidores de la banda enloquecieron y quienes los descubrían en ese momento, se vieron sorprendidos, para bien, de su brutalidad. Cada vez que podía, el frontman motivaba al tímido público para hacer circle pits y mosh.

A tres canciones del final, el ritual del “wall of death” hace su aparición en la sala, para asombro del cantante gran cantidad del público no sabia lo que era eso, así que lo explicó rápidamente mientras comenzaba a sonar “Disengage” de fondo. Para finalizar se escuchó primero “You Can’t Stop Me” y por último “You Only Live Once“. Unos Suicide Silence entregados a su público (las cuatro primeras filas) quienes se llevaron sus púas y baquetas como agradecimiento.

El carisma de Eddie y su capacidad vocal lo hacen el sustituto indicado para el endiosado Mitch Lucker (RIP), y no fue hasta el final del concierto donde tuvo que cambiar a un registro más grave la última canción para poder acabarla, pero el resto del concierto fue una pasada en todos los aspectos.

SETLIST:
-Unanswered
-No Pity For a Coward
-Fuck everything
-Inherit the crown
-Wake up
-Slaves to Substance
-Disengage
-You Can’t Stop Me
-You Only Live Once

suicide silence

Era el turno para el plato fuerte de la noche, Cannibal Corpse. Una sala totalmente abarrotada que estaba esperando a que una de las más famosas bandas de death metal comenzará a cortar cabezas. Toda la banda está esperando la salida del señor Fisher (vocalista CC) y al verlo me acojoné, un hombre enorme con una melena kilométrica el cual posee un cuello que es más grande que una pierna mia, y esto último lo entendí más tarde. No paró ni un segundo de hacer “headbanging” en todas las variantes posibles, incluso me asombré a la velocidad con la que hacia el famoso “molinillo”.

Comienza la carnicería con “Scourge of Iron“, una canción bastante pausada para lo que tiene la banda, pero creo que la ideal para comenzar un concierto, era solo un calentamiento, pues sin anestesia ni nada pasan a tocar “Demented Agression“. El público estaba totalmente metido y solo íbamos por la segunda canción, y esto se acabó pagando, la temperatura de la sala solo hacia que subir, entre esto, y toda la cantidad de gente ahí reunida hizo se volviera el infierno, no porque tocará Cannibal Corpse (que también), sino más bien por el insoportable calor. Esto desembocó en dos cosas según quien: uno, subía la adrenalina de los más fanáticos, y dos, agobiaba a los más débiles que buscaban la puerta para salir a respirar.

Los de Buffalo disparaban sin pensar en las victimas, pues no había descanso entre canción y canción, tan solo un receso de segundos para que el señor Fisher dijese el título del tema que tocarían. Con la amplia discografía que posee la banda es complicado hacer un setlist que guste a todos, pero el expuesto sació a la mayoría de público.

Personalmente, Cannibal era una banda que tenia en el baúl de los recuerdos y al verla en directo recordé el porqué les escuchaba, la crudeza de la voz del señor Fisher es la respuesta, no es la voz más bonita ni la que más registros tiene, pero te envuelve y te hace sentir el infierno. Y qué decir de sus compañeros, su bajista Alex se ha ganado un nuevo seguidor, tocar a la velocidad que lo hace, y no precisamente acordes fáciles, ha hecho que se gane todos mis respetos.

SETLIST:
-Scourge of Iron
-Demented Aggression
-Evisceration Plague
-Stripped, Raped and Strangled
-Disposal of the Body
-Sentenced to Burn
-Kill or Become
-Sadistic Embodiment
-Icepick Lobotomy
-Addicted to Vaginal Skin
-The Wretched Spawn
-Dormant Bodies Bursting
-I Cum Blood
-Unleashing the Bloodthirsty
-Make Them Suffer
-A Skull Full of Maggots
-Hammer Smashed Face
-Devoured by Vermin

Un concierto que se hace largo, pero no por lo predecible que es a veces la banda, sino por el calor infernal que envolvía la sala. Un concierto que podría servir para la unión entre dos generaciones de metal, que acabó siendo más de lo mismo, gente que critica a unos y otros por el “gran abismo de sonido que les separa“.

No entiendo que bandas como Suicide Silence y Cannibal pueden girar juntas por media Europa sin problemas y que en fechas españolas vean lo polarizado que está en publico metal y el -core, rebajando el nivel que tiene cierta banda solo por el público que le apoya. Para nada generalizo, ya que hubo gente que realmente salió feliz y sorprendida por el directo de Suicide Silence. Todavía queda mucho en España para pulir las asperezas entre estos dos públicos tan similares que se esconden tras etiquetas.

Fotografía por: Irene Bernad

suicide silence

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *