Crónica del concierto de Mastodon (23-01-2012)

La visita de Mastodon en sala por primera vez en años como cabeza de cartel formó un revuelo bastante curioso, teniendo incluso que cambiar la ubicación del concierto de la Joy Eslava a La Riviera. Y es que no es para menos ya que estos chicos se han cascado varios de los discos de metal más increíbles de la pasada década, recogiendo excelentes críticas por todo el mundo, pasando del underground a fichar por una multi y obteniendo el respeto de todos los círculos alternativos.

La única piedra que han encontrado en su camino ha sido y sigue siendo sus irregulares presentaciones en directo. Esta vez venían a demostrarnos porque están en lo más alto y junto a ellos sus amigos de Red Fang con los que estan girando por Europa junto a The Dillinger Escape Plan, que algunos aún seguimos lamentando que no tocasen en España también.

Puntuales como un reloj salieron a escena Red Fang. Tras cuarenta minutos de intesidad, sonido compacto y actitud se despedían para dejar paso a los protagonistas de la velada. Mención especial para dos temazos como “Malverde” y “Hank Is Dead” que dejaron al público encantado con ellos. Cumplieron, pero en mi opinión son otro grupo más del rollo sureño que tanto se ha explotado en la pasada década, no creo que vayan a despuntar.

A estas alturas “La Riviera” estaba ya hasta la bandera (quedando claro que el cambio de recinto desde la Joy Eslava estaba más que justificado) y sorprendentemente no de barbudos como podría parecer, aquello estaba lleno de gentes muy variopintas reflejo de la aceptación que tiene el grupo dentro de los diferentes círculos, desde gafapastas con camisas de cuadros a hardcoretas pasando por algun que otro con camisa y zapatos con más de una cana asomando por la cabeza.

No se hicieron mucho de rogar los de Atlanta y a las 21:25 salieron con la directa puesta y no pararon en todo el concierto. Abrieron con dos temas de su nuevo disco “The Hunter” dejando entrever que sería el principal plato del menú de la noche (9 de los 13 temas del disco). lL gente se mostró un poco fría al principio, quizás debido a la diversidad de público mencionada anteriormente o a la prácticamente inexistente interactuación del grupo con el público, a excepción de cuatro frases típicas con acento mejicano que nos dedicó el guitarrista Ben Kelliher.

Pero la cosa pareció cambiar cuando “Megalodon”, uno de los clásicos del aclamado Leviathan, estalló en nuestras caras, la gente se movió y se mostró algo más animada. El sonido era bastante bueno a ratos aunque muy bajo, no hizo falta alzar mucho la voz para hablar con el de al lado, por momentos sólo se escuchaban los redobles de Bran Dailor. En cuanto a los solos de guitarras la mitad nos los tuvimos que imaginar porque apenas se apreciaban, y en cuanto a las voces vamos a dejarlas en correctas ya que por lo menos Brent no sacó el gato a pasear.

Los temas fueron cayendo uno tras otro sin pausa cual concierto de Los Ramones; de nuevo dos nuevos temas fueron aclamados por la audiencia, la atronadora “Spectrelight” y una de las grandes de la noche, “Curl of the Burl”, que nos mostró a un Brent Hinds haciendo las cosas bien y como tocan. Fue en el último tramo del concierto cuando los de Atlanta sacaron el arsenal pesado y desataron la euforia de todos los presentes, “Where Strides the Behemoth”, “Iron Tusk”, “March of the Fire Ants” y “Blood and Thunder” (todas de los dos primeros discos) nos partieron en dos y nos dejaron claro que cuando esta gente tocan las canciones mas añejas es cuando brilla todo su potencial. Tras semejante ataque y con el público totalmente entregado se despidieron triunfalmente junto con los componentes de Red Fang tocando “Criature Lives”.

Una noche de altos y bajos. El setlist fue poco menos que infame, se dejaron clásicos del grupo como “Oblivion”, “Divinations”, “Mother Puncher” o “The Wolf is Loose; el sonido regulero de la sala y del grupo también fue algo decepcionante y sobre todo me gustaría destacar el hecho de que no se pueden tocar 23 temas del tirón sin animar a la gente dejándola quieta y fria (hubo gente incluso bostezando).

Algunos quedaron encantados y con ganas de más y desde luego no se lo voy a rebatir, pero a mí me dejaron un sabor de boca bastante agridulce. Esperemos que con su próxima visitan demuestren de una vez que merecen ser llamados los “Reyes del Metal” actual.

Setlist:
-Dry Bone Valley
-Black Tongue
-Crystal Skull
-I Am Ahab
-Capillarian Crest
-Colony of Birchmen
-Megalodon
-Thickening
-Blasteroid
-Sleeping Giant
-Ghost of Karelia
-All the Heavy Lifting
-Spectrelight
-Curl of the Burl
-Bedazzled Fingernails
-Circle of Cysquatch
-Aqua Dementia
-Crack the Skye
-Where Strides the Behemoth
-Iron Tusk
-March of the Fire Ants
-Blood and Thunder
-Creature Lives

Crónica realizada por: Jorge Martinez Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *