Crónica del concierto de Okkultokrati y Bokluk (27-11-2011)

Okkultokrati es una de esas pequeñas joyas desconocidas que uno siente el orgullo de poder disfrutar en secreto, mientras el resto del mundo adoran cual zombis en The Walking Dead a los fabulosos Kvelertak, cierta gente se ha preocupado de indagar un poco más en la escena “black & rollera” de Noruega, llena de grupos quizás no tan accesibles de primeras como los anteriores pero que saben muy bien lo que hacen; entre ellos podemos encontrar a los protagonistas de la velada Okkultokrati, Haust, Hombre Malo, Ârabrot, etc.

Junto a ellos amenizarían la velada Bokluk, un grupo de death podrido y sucio a lo Entombed que están grabando su primera referencia, aunque cualquiera lo diría. Llegamos bastante temprano a la Reserva donde Bokluk estaban haciendo la prueba de sonido. La cosa pintaba muy bien, buena música, buen ambiente y una camarera simpática regalando chupitos de Jägermeister.

Bokluk arrancó un festival de death old school como pocas veces he presenciado, zapatilla por los cuatro costados, sonaron intensos y muy frescos. Esta gente tocan genial, y desde aquí me gustaría dedicar una mencion especial al cantante porque la verdad es que lo hizo de perlas. Como primer contacto con la banda tan solo puedo decir que chapó! Deseando que saquen algo oficial.

Tras un breve descanso entraron a escena Okkultokrati directos al grano. Su sonido es una explosión brutal de hardcore, D-Beat, Black metal y rock and roll. Desde el primer minuto nos patearon el culo con sus temas más punkarras y nos hicieron desnucarnos cual psicopatas con sus temas más densos y oscuros.

Tras unos 45 minutos de descarga sonora nos dejaron con los huevos en el suelo y con un dolor de cuello que duró varios días. Al terminar el concierto estuvieron un buen rato hablando con el personal, vendiendo el merch, etc. La verdad es que son unos chicos de lo más humildes y humanos, por lo que esperamos que vuelvan pronto por nuestras tierras.

Que una banda como Okkultokrati decida emprender una gira por toda España es un acontecimiento digno de admirar, no sólo por la calidad del grupo, si no también por el esfuerzo y dedicación que implica tal acto; cientos y cientos de kilómetros, actuaciones en lugares y en condiciones que distan mucho del nivel europeo actual, el esfuerzo de todas esas personas que deciden montarles los bolos, alojarlos y darles de comer.

A todos aquellos que deciden desplazarse y asistir a los conciertos, tan solo puedo decir que muchas gracias por permitirme disfrutar de cosas como estas. Podéis ver más fotos del concierto desde aquí.

Crónica realizada por: Jorge Martinez Paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *