Gojira – L’Enfant Sauvage [2012]

Hasta hace menos de un año no tenía mucho conocimiento sobre bandas francesas. Por lo tanto, para mí Gojira fue un gran descubrimiento y tengo mucho que agradecerle a la persona que me los recomendó. Sin duda, éste es uno de los grupos más interesantes de la última década. Y no sólo por L’Enfant Sauvage, ya que estos chicos llevan bastantes años haciendo las cosas bien, con grandes discos como From Mars to Sirius y The Way of All Flesh.

Pero escuchando su nuevo álbum da la sensación de que se han vuelto a superar. Su sonido podría definirse como un death metal contemporáneo lleno de los mejores elementos del metal progresivo, del groove y en menor medida, del thrash metal. Algo realmente destacable también es la temática de sus canciones, muy centrada en lo ecológico, en el medio ambiente y en definitiva, las relaciones del hombre con su entorno.

El disco abre con “Explosia”, la pista más larga de todo el álbum, con una duración de más de 6 minutos y medio. Empieza con una sucesión de pesados riffs con reminiscencias de los suecos Meshuggah, seguidos de numerosos cambios de ritmo y acompañados de voces desgarradoras. Unos rasgos que se repetirán a lo largo del álbum. Tras dos minutos instrumentales, la canción termina con un fade out.

El segundo tema es el homónimo ”L’Enfant Sauvage”, elegido como single de presentación. Desde luego, este corte es otra muestra clara del poderío compositivo de los franceses y sigue muy en la línea de su anterior obra. Es impresionante la atmósfera que consiguen crear con unos riffs hipnóticos, perfectamente ejecutados por los guitarristas Joe Duplantier y Christian Andreu.

“The Axe” es otro tema que ejemplifica bastante bien todo lo que consigue transmitir Gojira con sus melodías y ese punto hipnótico que antes comentaba. Una vez más, destacan los cambios de ritmo y las aplastantes líneas de batería, que suceden a partes más lentas, tan características del groove. Mientras que en “Liquid Fire” cobran especial importancia las líneas vocales, que incluyen unos coros de corte robótico en determinados momentos de la canción.

Tras estos cuatro trallazos, el arranque parece casi inmejorable. Lo cierto es que después del interludio “The Wild Healer”, llegamos al tema con el comienzo más brutal y caótico de todo el álbum, “Planned Obsolence”. Hay que hacer una mención especial al gran trabajo del batería Mario Duplantier con unos blast beats al inicio, que se repiten también al final del tema.

A partir de “Mouth Of Kala” podemos apreciar cómo la agresividad de la primera mitad del disco, ha dado paso a la experimentación y a unos sonidos más progresivos durante toda la segunda mitad. “The Gift of Guilt” es probablemente el tema más destacable que podemos encontrar en esta recta final. Una fantástica intro de tapping, que recuerda un poco a “Be Still And Know” de Machine Head, vuelve a crear una ambientación misteriosa e inquietante. El álbum cierra con la brutal “Pain Is A Master”, “Born In Winter” y “The Fall”.

Gojira es un grupo que se ha convertido en uno de los referentes del metal extremo actual. Y con trabajos tan sobresalientes como éste, todo apunta a que se van a mantener ahí durante muchos años. Mi puntuación para este álbum es de un 9/10.

3 comments

  1. Buena reseña de una gran banda como es Gojira. En mi caso no hace mucho que los he descubierto y su sonido me tiene facinado.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *