Horse The Band – The Mechanical Hand [2005]

Horse the Band es una banda de nintendocore, formada en Lake Forest, California en 1999. Lo componen Nathan Winneke (voz), David Isen (guitarra), Erik Engstrom (sintetizador), Daniel Pouliot (batería) y Jerimiah Bignell (bajo)

Hoy quiero analizar uno de sus álbumes, “The Mechanical Hand“, el cual es uno de mis favoritos y el favorito de muchos otros seguidores de esta banda por sus temas que a día de hoy, para algunos, son “himnos” de este grupo.

– La primera canción que abre el álbum es “Birdo“, y nada más empezar ya te haces una idea de lo que vas a escuchar. Comienzo divertido con un “Ahhh…Eggs!” que da comienzo a unos ritmos hardcore con cambios de tempo que algunos podrían calificar propios del “mathcore“.

Los sintetizadores de este tema van desde crudos sonidos de chiptune rollo Casio 80’s hasta más ambientales como “saw square“. Las melodías de guitarra suelen ir a manudo acompañando a los sintetizadores, pero no dejan de ser punteos pegadizos y algo “complejos”. Un tema técnico a la par que gracioso, que es lo que viene siendo en mayor parte la temática de esta banda.

– Segundo tema, “A Million Exploding Suns“. La canción ya comienza como si estuvieras dentro de “Castlevania” o algún otro juego del mismo índole medieval/rol a la antigua ausanza. Ritmos de Hardcore punk 100% acompañados de sintetizadores casio que te harán sentirte como en un videojuego de GameBoy y cambios de ritmo frenéticos y calculados para no parar de moverte con la tralla que traen.

Sin ninguna duda, habrá gente que piense que son unos cambios extraños, pero son increíbles. Desde momentos de extasis extremo hasta ritmos más lentos y melodías más tranquilas y ambientales.

– La tercera canción de este trabajo se titula “Manateen“. Ritmos y sintetizadores rollo “Indie Rock” que le dan el puntito bailable a la canción, la cual vuelve a su habitual estilo tras unos compases tranquilos y melódicos.

El cambio se transforma en una batería golpeando la caja a ritmo de HxC punk para acabar en otra progresión tranquila y melódica con unos sintetizadores ambientales muy rollo Casio (encontrareis mucho sonido “vintage” en los sintetizadores de esta banda) y unos punteos que lo acompañan con otra melodía en el momento adecuado, una composición complicada y bien escrita.

En algunos compases tranquilos encontrareis parecidos con el rock electrónico que hacían en los 80, en ocasiones llegando a sonar a algo así como “electro pop” de la epoca mezclándose con tempos irregulares y ritmicas propias del Hardcore más burro.

– Cuarto tema, “The House Of Boo“. Se puede ver la temática “gamer” de los temas de esta banda, pero hay que admitir que lo que realmente hace diferenciar las canciones son las guitarras y los sintetizadores, ya que volvemos a entrar en los ritmos de HxC rápido.
En esta canción, realmente hay un compás que me ha resultado muy extraño, y es en el minuto “01:03“, donde la composición entra en uno de esos momentos que algunos de nosotros solemos llamar “locura/ón”.

Voces temblorosas dándole un enfasis dramático/asustadizo, lo cual también me parece algo relativamente gracioso. Los sintetizadores son bastante polifacéticos ya que adoptan un sonido desde ambiental hasta totalmente solista sobre la guitarra y demás instrumentos, que por cierto, recomiendo encarecidamente escuchar desde el minuto “02:42“, quedaréis impresionados sí o sí del trabajo de sintetizadores durante los solos y tempos irregulares. Os lo aseguro.

– La canción que prosigue es “Heroes Die“. Un tema de “03:22” donde a pesar de no haber voz, es excelente escuchar las progresiones durante todo el tema. Comienza un redoble de caja como si se tratase de una marcha de guerra y a continuación, le sigue un sintetizador saw con el “Depth” hasta arriba, lo cual le da un sonido “fantasmal”.

La entrada de las guitarras llega a sonar hasta épica, pero he de admitir que llegando al final de la canción posiblemente acabes con la cabeza como un bombo por los sonidos que acaban interfiriendo en ella.

– Siguiente track, el sexto exactamente, se titula “Softer Sounds“. Comienza con unos sintetizadores en “Saw Square” y breakdowns. Se vuelven a dar los ritmos de Punk Hardcore, pero particularmente en este tema disfrutareis unos punteos de guitarra con tapping increíbles.

Los cambios que se producen en la canción se podrían calificar de “cómicos” (véase el minuto “01:30“) pero totalmente pegadizos por sus melodías y bailables por el ritmo que adopta la composición. Hay momentos tranquilos y ambientales que van poco a poco volviendose menos tranquilos y más movidos con doble pedales y pequeños solos de guitarra. La canción progresa y finaliza con los mismos sonidos de sintetizador hasta acabar en un breakdown trallero e irregular.

– En séptimo lugar está “Octopus on Fire“. Las melodías de guitarra y sintetizador son pegadizas y armonizadas entre ellas, crean una atmosfera fantástica. Los ritmos de Post HxC se vuelven totalmente irregulares y son acompañados en todo momento de un sintetizador y de parones, ritmos muy propios del math con guitarras haciendo melodías en disonancia y gritos a ritmo de golpe de caja.

Otro solo de teclado que podréis disfrutar, es en uno de los cambios de tempo del minuto “02:20“, enérgico y muy motivador, uno de esos solos que si escuchas en directo sólo podrías acabar mirandole los dedos al teclista con cara de “embobado“. Ritmos latin que acaban en un breakdown con melodías de guitarra y sintetizador rollo 80’s.

Las continuas melodías de sintetizador y guitarra no paran de sonar hasta el final de la canción, los cuales van siempre acompañados de golpes irregulares de pedal y caja creando diferentes tempos continuamente.

– “Soaring Quails” es el octavo tema de este álbum, y es un interludio de un minuto y seis segundos. El comienzo de teclado y guitarra le da un rollo muy “Miami Beach” hasta que entran en unos punteos de guitarra a destempo que crean un sonido “mathrock” rollo “The Fall Of Troy” ó “Don Caballero” técnico y, por qué no decirlo, “molón”.

– Siguiente canción, “Taken By Voltures“. Un tema corto pero intenso, de los que le gustan a servidor (un minuto treinta y dos segundos de canción). Rápidos riffs de guitarra y teclado acompañados de unos beats de batería adecuados a su ritmo, breakdowns acompañados de teclado y parones absurdos (sabréis a lo que me refiero si escuchais a partir del minuto “01:00“) y otra progresión de ritmos hardcore y algunas voces cómicas y también algo absurdas. Desde mi punto de vista es otro de los encantos de esta banda, el toque cómico.

– “A Rusty Globe” es el décimo track del álbum. El comienzo tiene una melodía que, posiblemente, ya hayas escuchado en algún otro sitio (suelen pasar cosas así). En general he encontrado unos riffs de guitarra y teclado realmente jodidos y sin descanso sonando en todos los compases posibles y de manera totalmente inesperada (cambios de tempo continuos), sonando melodías desde tango con sintetizador mezclado con doble pedales y ritmos de batería totalmente frenéticos y con muchisimo ritmo.

– Track 11, “Sand“. Un comienzo con sintetizador y melodías alegres, como siempre obviamente los cambios de ritmo y compases muestran todo lo contrario, pero en especial, lo que más me gusta de esta canción es a partir del segundo “35” de la canción, ya que esos riffs de sintetizador y guitarra lo dice todo, técnica y coordinación en estado puro. No encontrareis un térmido medio en esta banda, ya que son todo cambio continuo.
El trabajo de la linea de bajo también tiene un mérito especial en esta canción con su breve pero notable solo en el minuto “02:35“.

– La canción que continúa el álbum es “Lord Gold Throneroom“. Esta es una de mis canciones preferidas de todo el álbum, y sólo el comienzo ya lo merece. Melodías de sintetizador que enganchan y que llevan sonsigo ritmos que las siguen, lo cual lo hace muy animado y bailable. Ritmos hardcore irregulares que no dejan de cambiar, breakdowns y tappings de guitarra mezclado con melodías de teclado que hacen de esta canción un tema épico. Algunos de estos compases incluso puede que os suenen a grupos como “Enter Shikari“. El final de la canción también presume de unas buenas melodías de teclado, de lo cual creo que presume de principio a fin, y con motivos.

– Final stage, nos dejan con “The Black Hole” cerrando así el álbum. La verdad es que me parece una despedida fantástica, porque este tema es un temazo sin precedentes. El comienzo de teclados está totalmente acompañado por ritmos de batería que golpean a la par que las pulsaciones de sintetizador, Las melodías durante los primeros compases con como caer en una espiral, la misma escala se repite a un tempo rápido hasta que cambian de compás.

Aunque las guitarras y teclados tengan melodías diferentes, no cabe duda de que ambas son magníficas. Los teclados, a partir del minuto “01:30” se vuelven totalmente chiptune, y desde el principio hasta el final no deja de sorprendernos y gratificarnos con melodías y más melodías, totalmente cambiantes y todas pegadizas y animadas.

El final de esta canción, es totalmente “emotivo”. Unas preciosas melodías de piano hasta finalizar con un monólogo de los propios Horse The Band, comentando qué les ha parecido la canción. Desde luego si llegais a oirlo, os quedareis con esto: “W-T-F?”

Estos tíos, en mi opinión, son dignos de admiración, ya que han conseguido hacer un album con autenticos temazos y hits de principio a fin. Os dejo aquí el link de descarga para que les echéis un vistazo y los disfrutéis, ya que incluso siendo los más viejos y “pioneros” del género, siguen sin ser superados por todas las bandas de nintendocore más actuales.

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *