Ice Nine Kills – “The Predator Becomes The Prey” (2014)

969254_570976189614117_510120984_n

Hoy os traigo una review sobre un trabajo que me llamó mucho la atención y un grupo el cual en su anterior álbum,Safe Is Just a Shadow(2010) cosechó muy buenas críticas, hablamos de Ice Nine Kills.

The Predator Becomes The Prey, su último trabajo de larga duración, salió el 21 de Enero del presente año con un total de 11 pistas, siendo el tercer CD de la banda. En general es un álbum que me gustó, tiene los elementos core que me gustan, cuidadas voces melódicas, voces guturales alternantes, poderosos breakdowns (sin usarlos en exceso) y riffs armoniosos. Alrededor de 40 minutos de buen post-hardcore.

Cada vez que lo escuchaba me daba ganas de ponerlo de nuevo, ya que se van encontrando pequeños detalles que no se apreciaban con anterioridad, y es que es un trabajo que te engancha con cada repetición. Sin duda la voz limpia tiene mucho protagonismo, delicada pero lo suficientemente fuerte para mantenerte pendiente, es por ello que a día de hoy, Spencer Charnas es uno de mis vocalistas favoritos.

El hecho de combinar riffs técnicos con la estructura simple del post-hardcore, es algo que no todos pueden hacer de forma adecuada, así que si te gusta este género, esta banda debería estar en tu lista de reproducción. A continuación vamos a describir las canciones de The Predator Becomes The Prey.

The Power In Belief, segundo single de la banda y primero en el tracklist de este trabajo, muestra correctamente los elementos que me gustan de esta banda, voces y guitarras, la voz limpia destaca pero se acopla de forma correcta con sus acompañamientos destacando como un conjunto.

La segunda canción que nos encontramos es Let’s Bury The Hatchet… In Your Head, amo el intro de esta canción, y el protagonismo de las guitarras aquí es increíble, son ellas las que hacen el trabajo de la voz, subir, bajar, destacar, acelerar.

¿A que me refiero con riffs técnicos? Los primeros riffs de The Coffin Is Moving son una muestra, aquí se aprecia claramente este elemento, está canción ya nos la habían presentado en su EP The Predator (2013), como contra, diría que la letra en esta canción es muy repetitiva.

Sin duda mi favorita de esta trabajo, The Fastest Way To A Girl’s Heart Is Trough Her Ribcage, estribillo pegadizo y diferentes velocidades en una canción son los elementos de esta canción.

The Product Of Hate, quinta canción del CD, personalmente no es una canción a destacar, no me gusta nada la parte que juegan con la voz de forma electrónica, nunca terminará de gustarme ese recurso.

El primer single que nos enseñó la banda, Connect The Cuts, esta canción peca de breakdowns, me gusta el recurso del blast-beat para variar entre breakdowns, pero tiene demasiados para una sola canción, se nota que quieren transmitir agresividad en esta canción pero el breakdown no fue el mejor recurso a disposición.

Me encanta la voz de Spencer Charnas, y en esta canción usa en su mayoría la voz limpia y gana muchísimo, cuando endurece la voz no terminar de hacer gutural si no que usa una voz rasgada, Jonathan, es sin duda otra mis recomendaciones de este álbum.

La canción más tranquila del trabajo, y si, es un parón acertado, What I Never Learned In Study Hall, en esta canción cuenta con la colaboración de Tyler Carter (Vocalista de Issues), un descanso que te prepara para el golpe final.

So Long Steven Long, una canción con cambios extremos, situaciones de tranquilidad a guturales pesados. De penúltima está, What Lies Beneath, posee una estructura similar a la primera canción del CD The Power in Belief, pero llega a ser más “suave” que la anterior.

Por último está, My life in two, es una canción en si tranquila, en algunos momentos me da la sensación de escuchar a A Day To Remember. Un álbum que recomiendo si escuchas bandas como A Skylit Drive, Memphis May Fire e incluso As I Lay Dying, no llegan a ser tan pesados como estos últimos pero los recursos técnicos son algunos guiños a core más pesado.

Como nota conjunta al trabajo The Predator Becomes The Prey personalmente sería un 7/10, es un trabajo sólido, entretenido. Tampoco estamos presentes ante un trabajo que cambie el género, lo tildaría como “uno más”, sin embargo, sería un error no destacarlo sobre los demás.

Canciones que recomiendo:
Let’s Bury The Hatchet… In Your Head
The Fastest Way To A Girl’s Heart Is Trough Her Ribcage
Jonathan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *