Parkway Drive – Atlas [2012]

Después del fantástico álbum Deep Blue, la expectación por escuchar lo nuevo de Parkway Drive era máxima. Y a pesar de que mis expectativas respecto a Atlas no eran demasiado elevadas, tengo que decir que los australianos las han superado con creces.

En los últimos años ha surgido una extraña rivalidad (y estúpida, en mi opinión) entre los fans que prefieren el metalcore violento y abrasivo de sus primeros trabajos, Killing With A Smile y Horizons, y los que se decantan por el sonido más maduro de Deep Blue. El nuevo álbum seguramente gustará más a estos últimos, aunque no creo que decepcione en absoluto a los otros.



El pistoletazo de salida lo da “Sparks”, una intro semi-acústica perfecta para ir entrando en materia. Tras ella suena “Old Ghosts/New Regrets”, un trallazo muy en la línea de su anterior disco. Cobran especial protagonismo las voces de Winston McCall, que grita en numerosas ocasiones: “We’re born with nothing and we die alone!”.

El siguiente tema es “Dream Run”, que pese a no ser muy tan sobresaliente, es una gran combinación de pesados riffs y frases melódicas. A continuación, llegamos a uno de mis favoritos del álbum, “Wild Eyes”. Con un inicio melódico y cánticos grupales a lo largo de toda la canción, tiene toda la pinta de convertirse en uno de los himnos de la banda en sus directos.

“Dark Days” fue el elegido como primer single del álbum. El tema en sí es una auténtica genialidad, brutal y con uno de los breakdowns más adictivos que han compuesto nunca. En él encontramos a un vocalista totalmente entregado contra el cambio climático: “There will be no future if we don’t learn from our mistakes”.

Llegados a la mitad del disco, nos damos cuenta de que estamos ante unos Parkway Drive en su máxima expresión, que han sabido combinar lo mejor de sus anteriores trabajos. En “The River” demuestran que no tienen miedo a incluir nuevos sonidos como unos coros con voces femeninas. Es un tema distinto, mucho más lento y melódico que de costumbre, pero no por ello desmerece en absoluto.

“Swing” seguramente hará las delicias de los fans del sonido más old-school de la banda. A mí por lo menos, me recuerda bastante a “Idols And Anchors” del álbum Horizons. Riffs afilados, breakdowns agresivos y mucha mala leche a la hora de gritar “fight for your rights”. Con “The Slow Surrender” volvemos a un tempo un poco más pausado aunque sin perder la intensidad que les caracteriza.

El tema homónimo es sin duda el más experimental del disco, lento y arreglos orquestales. En la recta final encontramos “Sleight Of Hand”, “Snake Oil And Holy Water” y “Blue And The Grey”. De las tres me quedo con la última. Es la más épica del álbum, con una intro bastante larga, varios cambios de ritmo y un gran solo de guitarra al final.

Una vez más, los australianos han demostrado que son uno de los grupos de metalcore más en forma actualmente. Y esta vez tiene incluso más mérito, ya que muchos temían que en su cuarto álbum se moviesen hacia terrenos más comerciales, pero los chicos no han defraudado. Para mí Atlas es uno de los mejores discos de metalcore del año. 8,5/10

Mis temas favoritos: “Dark Days”, “Wild Eyes”, “Old Ghosts/New Regrets”.

Recomendado si te gusta: August Burns Red, As I Lay Dying, Killswitch Engage.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *