Shadows Of The Sunshine dispara contra la organización AGV

Shadows Of The Sunshine, la popular banda valenciana de metalcore, ha publicado en su sitio web oficial una carta abierta en donde relatan su mala experiencia con la organización AGV, famosa por ofrecer a los grupos jóvenes de la comunidad la posibilidad de darse a conocer tocando en diversas salas de forma gratuita.

En esta carta, la cual podéis ver aquí, relatan que en muchas ocasiones el propio grupo se ha visto obligado a tener que pagar el importe de las entradas no vendidas, además de otras muchas críticas de disconformidad por el trato recibido por la asociación y todos sus componentes.

BrainToCrush se ha puesto en contacto con Jorge Ombuena, bajista de Shadows Of The Sunshine, y el cual con mucho gusto nos ha detallado todo el problema y el porqué de esta carta informativa con sus propias palabras. Podéis ver sus declaraciones a continuación del salto:


Cuando entré en la sala pude observar que el técnico de sonido no sabía utilizar su propio instrumento de trabajo, llegando a tardar hasta dos horas y media en realizar la primera prueba de sonido. Eran ya las 21:30 de la noche cuando nosotros estábamos citados a las 18:00 de la tarde para comenzar con las pruebas. Desde ese momento ya empezó a darme mal rollo todo.

Por otra parte, el local parecía un antro, y tampoco es que nosotros seamos unos pijos en cuanto a las salas, aunque es cierto que esperábamos algo más debido a lo que estamos acostumbrados. Una vez empezó el concierto nos mentalizamos para tocar y ver como iban evolucionando las cosas.

Tras subir al escenario y enchufarnos, Marcos, el batería del grupo aún estaba colocándose los platos, y en ese momento nos dimos cuenta de que no teníamos ni agua puesto que ni tan siquiera la sala nos la ofreció. Al final tuvimos que repartirnos una caja entre los tres grupos restantes, apañandonos como pudimos. Al empezar todo era una pelota enorme puesto que no se entendía nada.

Al finalizar el primer tema, uno de nuestros amigos de Between For Walls nos dijo que el bajo y los platos estaban muy subidos, mientras que las guitarras habían desaparecido por completo. Los monitores se encendían y apagaban según les pegaba el sol de cara.

Conforme iban pasando los temas, empecé a hacer un poco más el animal para dar espectáculo puesto que el sonido era nefasto y a penas se escuchaba desde arriba según mi opinión. Hubo un momento que me molestó demasiado, y es el hecho de que Rafa, nuestro cantante, tuviera que forzar su voz porque no salía nada por los altavoces.

El último tema quisimos hacerlo bien puesto que correspondía al videoclip que grabamos, necesitábamos terminar a lo grande pero los monitores seguían de paseo. El resultado fue un concierto precario y con una organización autoritaria en temas de seguridad.

Tras bajar del escenario, lo único que se me pasó por la cabeza fue decirle a mi amigo Jorge de Between Four Walls que la actuación había sido penosa. Nosotros tuvimos la suerte de no tocar en el Barbacore Fest, y estos últimos aprendieron muy bien allí la lección, y por este motivo a pesar de haber estado invitados a tocar en el último evento, decidieron no acudir puesto que ya están muy quemados con la organización. Shadows Of The Sunshine por contra, sí aceptó y por ello nos sentimos con toda la obligación y el derecho a reclamar para hacer saber a todas las bandas de la escena cómo se las gastan por aquí, y que por culpa de gente así se acaba cerrando el círculo musical en estilos como Pop Rock y demás subgéneros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *