Sylosis – Monolith [2012]

Han pasado sólo cuatro años desde su irrupción con el prometedor debut Conclusion of an Age, pero los británicos Sylosis ya se han convertido en una de las bandas más destacables de la escena metalera contemporánea. Publicado el pasado mes de octubre, Monolith es su trabajo más ambicioso hasta la fecha y supone una continuación mejorada de lo que habían propuesto en 2011 con Edge of the Earth.

Si en un principio dejaban ver ciertas influencias del metalcore, tras la salida de su anterior vocalista Jamie Graham (actualmente en Heart Of A Coward) éstas se han desvanecido, dando paso en sus dos recientes álbumes a la consolidación de un sonido influenciado por el thrash y el death metal progresivo con ciertos toques melódicos.



La misteriosa atmósfera creada por el inicio acústico de “Out From Below” se ve interrumpida por un vertiginoso riff de guitarra, que tranquilamente podría haber compuesto Metallica en su etapa del …And Justice For All. Un comienzo absolutamente brutal, que en los conciertos animará a más de uno a abrir un circle pit.

“Fear The World” es el siguiente corte del disco, cuyo videoclip fue publicado hace algunas semanas. Tras un comienzo similar al anterior, el tema se mueve hacia momentos más progresivos en los que se intercalan veloces punteos de guitarra con varios cambios de ritmo y unos sweep pickings marca de la casa. Canciones como ésta demuestran que a técnica no hay quien les gane.

El siguiente tema es “What Dwells Within”, uno de los más oscuros y atmosféricos que han compuesto nunca. En él podemos apreciar muchas influencias del metal progresivo y el sludge metal que realizan grupos como Mastodon o Baroness. Las aportaciones melódicas que hace el vocalista Josh Middleton y el solazo de guitarra en la parte final ponen la guinda a otra canción memorable.

En la misma línea encontramos a “Behind The Sun”, que arranca con un pegadizo riff a dos guitarras. Es digna de admirar la producción del disco, realmente trabajada y haciendo que absolutamente todo suene en su sitio. Especialmente en este tema destaca bastante, ya que, de lo contrario sería imposible poder apreciar la infinidad de matices que hay en cada riff y en cada solo.

Con “The River” volvemos al thrash metal veloz y machacón que nos ofrecieron al principio del álbum. Riffs afilados y una batería en su sitio, marcando perfectamente los tempos. Me recuerda un poco a Trivium en su momento más thrash, al de los álbumes Shogun y The Crusade.

En cambio, “Monolith” y “Paradox” marcan la vuelta hacia sonidos más progresivos, con estructuras complejas y enrevesadas. Como muchos de vosotros sabréis, éste es un álbum conceptual que trata sobre la mitología griega, concretamente la historia de Orfeo y Eurídice. Esto le sirve también para hacer ciertas comparaciones con el hecho de ser absorbido por el lado egoísta de la naturaleza humana.

“A Dying Vine” es uno de los temas más completos del disco. Un trallazo de principio a fin, que combina todos los elementos del metal extremo en su versión más moderna. Si alguien no conoce a Sylosis y desea escucharlos por primera vez, éste sería un fantástico comienzo.

En pleno proceso de composición, los británicos adelantaron que su nuevo trabajo estaría influenciado por el doom metal. Desde luego, si hay algún tema en el que se puede apreciar claramente es en “All Is Not Well”, con unos pesados riffs y ritmos lentos que son tan característicos del género.

La velocidad vuelve de la mano de “Born Anew”, la más corta del álbum. Y justo a continuación encontramos a la más larga, “Enshrined”, con más de diecinueve minutos. Aunque en realidad son dos canciones en una, la mayor parte del tiempo está en silencio. La primera se encuentra en los primeros cinco minutos y la segunda es una canción acústica escondida en los últimos cuatro minutos.

No puedo cerrar esta reseña sin volver a alabar a Josh Middleton, líder de la banda y en mi opinión, uno de los guitarristas de metal más brillantes (junto con Matt Heafy de Trivium) que han salido en los últimos años. Decidió ocupar el rol de vocalista tras la marcha de Jamie Graham y se ha convertido en el principal responsable del cambio que ha dado el sonido de Sylosis en los últimos años.

Sin más, sólo me queda recomendaros este disco a los que no lo hayáis escuchado. No importa que no seáis thrashers, ya que éste no es un disco de thrash a la antigua usanza. Por todo lo que he expuesto, es para mí el mejor disco del año. Le daría un 10, pero teniendo en cuenta que son muy jóvenes y aun tienen mucho tiempo para poder superarlo, le daré un 9,5/10.

Mis temas favoritos: “A Dying Vine”, “Fear The World”, “Out From Below” y “What Dwells Within”.

Recomendado si te gusta: Trivium, As I Lay Dying, Gojira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *