The Number Twelve Looks Like You – “…Worse Than Alone” [2009]

A finales de 2002, Jesse Korman y Justin Pedrick se conocieron en una fiesta y decidieron formar un grupo, por lo que reclutaron a Christopher Conger, Jamie McIlroy y Alexis Pareja, formando un quinteto sin bajo con el nombre de “And Ever“.

Después de publicar una demo, el estilo de la banda comenzó a cambiar ligeramente, y adoptaron el nombre de The Number Twelve Looks Like You (El número doce se parece a ti) basado en un episodio de la serie The Twilight Series de 1959.

El género que se le ha dado al sonido experimental de esta banda fue “Mathcore“, pero dependiendo del trabajo abarca muchos otros estilos como Jazz, electrónica, samba o incluso flamenco.

Anláisis

El álbum de esta banda que he querido “dar a conocer” y analizar ha sido “Worse Than Alone“, el último álbum de este grupo que vió la luz y en mi opinión, uno de los mejores sin duda.

– Primera canción titulada “Glory Kingdom“, la cual además de ritmos frenéticos e irregulares y punteos de guitarra veloces también tiene un buen bajo en distorsión que hace notarse a la perfección en el inicio de la canción. Lo que más me gustó de la canción fueron los “coros guturales” que encontraréis en el segundo “00:48“, y la verdad es que de tantos cambios y giros que da la canción, parece más larga de lo que realmente dura.

– Segundo track, “Given Life“. La canción comienza con una divertida y grave voz étnica que marca el ritmo de la canción, dándole un toque fresco que pocos grupos han utilizado hasta la fecha y frases que se mezclan añadiendo una nota psicodélica a la composición. Elementos de puro rock en las voces melódicas y en los solos de guitarra que, en mi punto de vista, a pesar de no ser algo virtuoso son totalmente geniales. cambios en toda la canción como más cantos étnicos y ritmos irregulares de batería que te dejarán en parálisis total. La mezcla de voces y de instrumental, me han ofrecido una sensación que no sabría cómo describirla, mejor hacerlo por vosotros mismos para que sepáis de lo que estoy hablando.

– Tercera canción de este álbum, “To Cath a Tiger” se llama. Ritmos pesados y brillantes, rasgueos de guitarra que recuerdan al funk en cierto modo, compases que cambian constantemente desde más lentos a más rápidos. El trabajo de las voces en esta canción, además de los gritos son totalmente ambientales, como un trance, es otro de los elemetnos más tipicos que encontraréis en esta banda, pero especialmente en este álbum. Hay una parte en especial de esta canción que destaca en mí de un modo importante, hablo del minuto “01:57“, “latin beats” mezclados con una estrofa que básicamente es recitada más que cantada o gritada.

– En el cuarto tema tenemos “Marvin’s Jungle“. Si os bajáis el álbum y ponéis a reproducir esta canción, os sonará más “rara” de lo que escucharéis habitualmente en este género, pero como ya os digo, este grupo es especial en cierto modo por tener esos toques experimentales. El comienzo es tranquilo, con voces que más que melódicas llegan a parecer un instrumento más, unido a punteos de guitarra limpios e irregulares que recuerdan a grupos de indie experimental como “Thingy“. Brutal e inexplicable cambio en el primer minuto justamente, el cual se vuelve rápido, contundente y apto para puros “headbangers“. A lo largo de la canción empezaréis a encontrar elementos propios del rock y metal progresivo. En general me ha parecido un tema curioso y bueno en muchos aspectos.

– En quinto lugar llega “The Garden’s All Nighters“, y he de decir que es mi canción favorita de este álbum y posiblemente me atreva a decir que de esta banda. El comienzo con sintetizadores ambientales y punteos con feedback hace entrar en un estado relajante, el cual cambia totalmente ante las alteraciones ritmicas que saltan de repente. Cambios tanto de punteos, de ritmo y vocal, el cual termina de sorprendernos en el minuto “01:44” al entrar unos compases de “samba brasileña” o no sé cómo explicarlo, música latina en general, el cual finaliza con unos rasgueos irregulares de guitarra y percusión que llevan a una especie de música trance (trabajo de sintetizadores y low toms de batería). Hay metal, hay partes de indie/rock e incluso partes momentáneas de locura indescriptible al finalizar la canción por completo. La primera vez que la escuché, los colgué definitivamente en un pedestal.

– Sexto track de este álbum, “If They Roller, Don’t Let Go“. Comienzo con unos potentes coros de gang vocal de ritmo lento el cual cambia a una especie de rap/metal progresivo el cual finaliza con unos punteos de guitarra rápidos y golpes de “blast beats”, cambiando a un estribillo más melódico y lento. Ritmos imilares al “drum and bass” totalmente acústicos, irregulares y alocados riffs de guitarra y batería que no paran quietos en ningún momento creando melodías totalmente cambiantes. Ojo al solo de guitarra en el minuto “04:18“, simplemente espectacular, como el final de la propia canción.

– “Retort, Rebuild, Remind” es el nombre que le dan a la séptima canción. El principio la verdad es que me repite un poco ya que utiliza los riffs más tipicos de esta banda (los que ya han escuchado este grupo más seguido lo sabrán). Lo único reseñable que encuentro en este tema son los punteos que dan lugar tras el inicio que son fantásticos, técnicos y limpios. Me olvidaba de algo, el jazz lento del minuto “02:21” y…Las marchas étnicas centroafricanas del minuto “03:28“, que es lo que a mi parecer le da personalidad a esta canción junto con los punteos mencionados anteriormente.

– El octavo tema de este trabajo se titula “The League Of Endangered Oddities“. Tema el cual contiene unas melodías melancólicas y, por qué no decirlo, “bonitas”. Pese a los elementos ambientales relajantes que pueda adquirir al canción, es un buen tema de influencias de Rock alternativo que a pesar de ir avanzando entre estilos musicales, no abandona la esencia técnica e irregular del grupo. Distintos registros de voz pero nunca pasando por screams o guturales, más bien podríamos nombrarlos desde ambientales hasta otros más enérgicos y profundos. Un tema diferente pero bueno bueno, el cual me ha recordado bastante al mathrock de “The Fall Of Troy“.

– “Serpentine” se titula el noveno track y es un interludio de “Breakstep” de “01:23” de duración. Electrónica experimental en estado puro, para los amantes del género electro, una joya. Os recomiendo escucharla con auriculares (Y en mi caso, colocado). Los juegos que dan los cambios de canales con flangers y demás efectos os juro que son acojonantes.

– Finalmente, el grupo nos deja (nos dejó definitivamente…*lol*) con el décimo tema, “I’ll Make My Own Hours“. Personalmente, pese a que el tema sea una pasada tanto en técnica como composición, no me ha gustado nada que fuese la despedida de este último álbum. Breakdowns y gang vocals nada más comenzar la canción, y un buen gutural/growl de larga duración tras este comienzo. En general, han encajado muy bien los cambios de brutalidad a parte melódica y ambiental, con unas buenas melodías y punteos de guitarras que hacen “volar”. Ese inciso intrumental y melódico me recordó bastante a un tema de mis queridos “Dir en Grey” y “Naitomea“, los cuales también son asiduos al rock experimental. La canción progresa con unas buenas melodías cambiantes que pese a ser irregulares y totalmente incoherentes entre sí, no dejan de ser melódicas y sin duda, enganchan. Si os gusta el rock progresivo y experimental, este es otro tema que recomiendo encarecidamente.

Como siempre, una pena que grupos como estos acaben rompiendo por problemas económicos y a los que, por desgracia, no se les ha dado al fama que merecían. Hoy, desde mi repertorio de música extraña de mi ordenador, os presento a este grupazo. Si queréis escucharlos y os ha picado al curiosidad tras escuchar esta “Review“, podrás descargar el álbum completo aquí.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *