Trivium – Vengeance Falls [2013]

Trivium

Vengeance Falls es el sexto álbum de Trivium y el que pone fin a un ciclo de 10 años fantásticos para los de Florida. En 2003 publicaban su primer trabajo, Ember to Inferno, y tras él, llegarían discazos como Ascendancy y Shogun, que yo calificaría como sus obras maestras, y otros de menor calidad pero igualmente exitosos, In Waves y The Crusade.

En sus inicios, se convirtieron en uno de los grupos más importantes del metalcore, con temas como “Pull Harder” o “Like Light to the Flies”. Luego dieron un giro radical y se acercaron al thrash con toques de heavy clásico. Y más recientemente sacaron un disco progresivo y experimental, seguido de otro mucho más simple; es decir, justo lo opuesto.

Ése es su estilo. Mientras la mayoría se conforma con permanecer en su zona de confort, ellos se reinventan constantemente, sin miedo a decepcionar a sus seguidores. En este caso, algunos incluso estaban decepcionados antes de la publicación del disco, cuando se anunció que David Draiman (vocalista de Disturbed) iba a ser el productor. Pero, aunque no soy su mayor fan, la verdad es que su trabajo ha sido magnífico.

Si tuviera que definir Vengeance Falls en pocas palabras, diría que es el Trivium que todos conocemos, pero ampliado. Los riffs suenan enormes, la mejoría de Nick Augusto en la batería también es notable, aportando muchísimo groove a los temas, pero lo que más destaca es sin duda la voz de Matt Heafy. ¡Está inmenso!

TriviumVengeanceFAlls

“Brave this Storm” fue el primer tema en ser publicado. Empieza con una intro muy thrasher, pero a medida que evoluciona, se va pareciendo más a una continuación del estilo de “In Waves” y “Black”. Aunque sí comenzamos a ver algunos detalles que sí se repetirán a lo largo del álbum como los solos espídicos de Corey Beaulieu, los riffs sincopados y un Heafy que suena realmente enfurecido.

El segundo corte es el que da nombre al disco, “Vengeance Falls”. De nuevo, los mismos ingredientes; muchísimo groove, guitarras afiladas, un breakdown cañero y un estribillo enormemente pegadizo. La verdad es que hay temas mucho mejores, pero éste tiene pinta de ser un futuro single, debido a su duración y a que es bastante accesible.

“Strife” es propiamente la carta de presentación del álbum y fue estrenado este verano en los festivales europeos, entre ellos, nuestro Resurrection Fest. Y viendo la reacción del público, no cabe duda de que se convertirá en uno de sus mayores himnos en los directos. El riff principal es totalmente épico y, tras él, llegan las voces amenazantes de Matt en su versión más grave, que van incrementando su intensidad hasta llegar al estribillo. ¡Y menudo estribillo! De los mejores que han hecho.

A continuación llegamos a uno de mis temas favoritos y que, además, representa muy bien el balance entre los primeros discos y los más recientes. Viendo el inicio de “No Way to Heal”, es indudable que recuerda bastante al estilo de Ascendancy, pero también tiene momentos que son muy In Waves. Y para los que pensáis que no hay nada mejor que un buen solo de guitarra, aquí los dos guitarristas se han lucido con uno increíble.

Como comentaba antes, la elección de David Draiman como productor, generó bastante debate entre los fans de la banda por la posible influencia que tendría sobre el álbum. Desde luego, si hay algún tema que recuerda un poco a Disturbed, ése es “To Believe”. La canción en sí, no es mala, pero no es precisamente de las mejores. Aunque también muestra elementos de sus primeros trabajos, sobre todo, Ember to Inferno.

“At the End of This War” es otro de esos temas que destacan la primera vez que lo escuchas. Empieza con una intro con guitarra acústica, en la que Matt canta lo que será el estribillo de la canción. Y de repente, como si se tratase de un puñetazo en toda la cara, nos sorprenden con un riff thrasher muy cañero, que hará las delicias de aquellos a los que le gusten los circle pits. De nuevo, la instrumental es Trivium “old-school”, pero con algunos toques que consiguen que siga sonando fresco y novedoso.

Seguramente lo más remarcable de Vengeance Falls son los hooks (“ganchos”, en castellano). Un riff, una parte vocal o un simple punteo de guitarra que hace que inmediatamente seas capaz de distinguir la canción que estás escuchando. Por este motivo, “Through Blood and Dirt and Bone” es otra de mis favoritas.

“Villainy Thrives” es un tema muy rítmico, quizás uno de los que mejor representan la mejoría del grupo. En cuanto a las letras, también encontramos algunas muy interesantes. Concretamente, ésta es una crítica hacia los políticos, la corrupción y las injusticias que vemos día a día. El estribillo es increíblemente pegadizo: “It’s not that I take life for granted / It’s only that the good won’t make it / Innocence dies while Villainy Thrives”.

A punto de llegar al final del álbum se encuentra “Incineration: The Broken World”; para mí, una auténtica obra maestra. La cantidad de buenos riffs que hay en esta canción es impresionante; desde algunos muy progresivos, similares a los de Shogun, hasta otros más machacones. Pero es en la parte intermedia donde adquiere realmente el carácter épico, con nada menos que tres solos, uno de cada guitarrista y el último, del bajista Paolo Gregoletto.

Por último, “Wake (The End Is Night)” es la encargada de poner el cierre. Tiene un comienzo acústico, pero no tarda en ganar intensidad, hasta convertirse en un tema bastante pesado. Las voces, una vez más, suenan enormes y desde luego, si la anterior canción era épica, ésta no se queda atrás. ¡El final es apoteósico!

Está claro que este álbum es mucho más accesible que los primeros, y algunos criticarán que no tenga tantos gritos. Pero no nos quedemos sólo en la voz. Si te gusta la música hecha sólo con breakdowns y guturales, ahí tienes a Emmure. Sin embargo, si quieres escuchar a unos músicos excepcionales que todavía no llegan a la treintena y que no han parado de reinventarse, Vengeance Falls es tu disco. 8,5/10

Mis temas favoritos: “Incineration: The Broken World”, “No Way to Heal” y “Through Blood and Dirt and Bone”, “Strife”.

Recomendado si te gusta: Killswitch Engage, As I Lay Dying, In Flames y Sylosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *