Crónica del concierto de Refused (Madrid)

Vayamos al principio del asunto; Refused fue una banda de hardcore punk originaria de Umeå (Suecia), políticamente comprometida e incomprendida por una escena reacia a cambiar, demasiado punk para los metalheads y demasiado metal para los punks.

Tras la publicación de «The Shape of Punk To Come«, la banda decidió hacer una última gira por Estados Unidos. Con una gran tensión dentro del grupo, todo estalló a los pocos días de haber comenzado la gira. La banda decide dejarlo después de un concierto en Atlanta, el cual fue interrumpido por la policía.

Después de la separación la banda emitió un comunicado en el que decían: «Nos vamos porque las canciones, cultura e ideas se convierten en productos pensados para ser vendidos (y de paso exigimos a los periódicos que quemen todas nuestras fotos para no mitificarnos)«, pero el daño ya estaba hecho, The Shape of Punk To Come hizo mella en la escena.

Su música, ardiente tanto en el apartado sonoro como en el lírico, se volvió completamente incendiaria en este disco, convirtiendo cada canción en verdaderos puñetazos ante los que resulta muy complicado quedarse impasible. El desborde de imaginación, atrevimiento y creatividad que el grupo sueco demostró a la hora de componer estas canciones, rompió absolutamente todos los moldes del género estableciendo unas nuevas reglas del juego.

Durante catorce años la banda se mantuvo en silencio, negándose a aceptar ofertas para su reunión una y otra vez, y cuando parecía que la posibilidad de poder verlos otra vez se había esfumado anuncian su regreso para el festival norteamericano Coachella a principios de año. La sorpresa fue grande y parte de sus fans más acérrimos no lo vieron con buenos ojos y los tacharon de vendidos por motivos obvios.

Pero ahí no quedó la cosa, pues ignoraron críticas y comentarios negativos, regresando cuando ellos mismos enterraron el proyecto para dar una gira por todos los festivales veraniegos habidos y por haber además de una posterior gira de salas.

Y por fin llegaba el momento de tocar por primera vez (y posiblemente última) en su carrera musical en Madrid. Abriendo con la inicial «The Shape Of Punk To Come«, la celebrada «Liberation Frequency«, la directa «The Deadly Rhythm«, y como no, la intensa «Rather be dead«, pusieron toda la carne en el asador logrando caldear el ambiente, sobre todo en las primeras filas donde fue una fiesta en todo momento. Destacar el momento en el que tocaron «Circle Pit«, que como su propio deja intuir se lió bastante parda.

Repasaron prácticamente entero el que fue su último disco, pero tambien tuvieron algun momento para temas de sus anteriores trabajos como «Cup D’etat» o «Life support addiction«; y como no tampoco faltaron los discursos anticapitalistas de Dennis, aunque a estas altura de la película y vendiendo camisetas a 25 euros como que un servidor no esta dispuesto a aplaudirlos.

El sonido les acompaño en las primeras filas, pero según los sectores más alejados apenas se lograba escuchar las guitarras. Para los bises dejaron la canción que los convirtió en hype y en leyendas «New Noise«, con la que toda la sala se volvió loca; y para cerrar el que es para mi su mejor tema «Tannhäuser/Derivè«, en el cual hubo momento «farruquito» de baile y piruetas imposibles por parte del cantante en el momento más emotivo de la canción, lo cual me pareció una soberana metedura de pata. Aun así el público aplaudió agradecido la oportunidad de poder haberlos visto por una vez en sus vidas.

Que Refused hayan disfrutado del reconocimiento del público en esta gira de retorno me parece uno de los ejemplo de justicia necesario. Los suecos tragaron mucha carretera y dijeron adiós justo cuando el éxito se colaba por las rendijas de una ventana que nunca quiso abrirse del todo. Pero sobre todo lo merecían porque se despidieron en su mejor momento creativo y tras haber cambiado más el fondo que la forma de la escena.

¿Se quedarán otros catorce años sin tocar o seguirán adelante visto el éxito del que están disfrutando ahora mismo? El tiempo lo dirá…

Crónica realizada por: Jorge Martinez Paz

1 comment

  1. No sé si decir que cambiaron más el fondo que la forma de la escena, viendo que ahora muchos grupos lo más viejo que han escuchado de hardcore es refused, tocan intentando emularles pero no hay un pijo de compromiso político en la escena.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *